Costa Rica, caribeñas costas, sol y playa mezcladas con la cultura caliente y vibrante

Califique este artículo

Caribeñas costas bañadas por el Océano Pacifico, misteriosas piedras, tierras paradisiacas, sol y playas mezcladas con la cultura caliente y vibrante que caracteriza a Costa Rica y su naturaleza viva e imponente  hacen que sea el lugar perfecto para aquellos que buscan el relax y el confort.

Costa Rica, país encallado en la cordillera de Talamanca se ha convertido en el destino turístico elegido por millones de personas cada año. Sus costas reciben las aguas del pacifico y el mar caribeño lo que hace que estas tierras levante temperaturas altísimas convirtiéndolo en un clima excepcional. Sus viajantes acuden a ella en busca de sus playas y aguas turquesas, buscan la re conexión con la naturaleza para alcanzar el confort de sus vacaciones y poder satisfacer sus necesidades y gustos.

Considerado el país con las personas más divertidas del mundo, abre sus puertas a aquellos que en su interior guardan ese sentimiento aventuresco para que dejen de reprimirlo y se entreguen por completo a sus paisajes majestuosos y exuberantes donde las selvas tropicales y los volcanes dibujados en el horizonte van a envolverlo de emoción. Sus mañanas serán interrumpidas con sonidos de animales y sus caminos estarán adornados con tucanes y aves.  Culturalmente sigue sorprendiendo y diferenciándose del mundo, sus calles vibran de alegría y sus visitantes son recibidos con bondad y felicidad; a cada hora del día encontrara un lugar donde sonreír y encontrara fiestas por doquier conociendo y adentrándose poco a poco con su gente.

Explore sin miedos sus tierras y anímese a conocer sus selvas tropicales hasta llegar a sus volcanes activos en medio de este clima caluroso y exhaustivo. Sus Parques Nacionales no esconderán nada, por el contrario les mostraran sin cansancio las maravillas que su naturaleza les ofrece, su fuerza indomable y aun misteriosa a los ojos humanos. Excursiones de todo tipo están a la orden del día, desde 4×4 en sus calles de barro por los densos bosques hasta kayak y piraguas atravesando sus ríos y rápidos. “Sarapiqui” se destaca de entre todos sus ríos por sus buscadores de oro y formando parte de la Salvaje Amazonas. Tribus y haciendas en sus orillas podrán ser visitadas durante su recorrido hasta bordear las Costas caribeñas.

Las variedades que ofrecen sus ecosistemas acuáticos invitan a aquellos intrépidos turistas a sumergirse en sus aguas y practicar snorkel y buceo; caminatas por sus extensas costas con arenas negras son algunas de las preferidas por sus turistas. Las prácticas de surf se dan en sus playas más famosas, Esterillos y Jaco incluso ofrecen clases de hasta 5 días para que aprenda a manejar sus tablas y disfrutar del mar de una manera única. El Parque Nacional de la Ballena ubicado en el Golfo es otro de los lugares más visitados, el cuidado y la preservación de la vida por estos animales es algo digno de admirar.

Alejándonos de sus playas encontraran la localidad de San José y Heredia, dos lugares que no deben faltar en su lista, siendo la primera uno de sus lugares más interesantes y emblemáticos. Rascacielos, museos y Teatros robaran su atención junto a las pequeñas casas de café con estilos arquitectónicos de época donde podrá centrarse y admirar a San José. En lo que respecta a Heredia, La Catedral construida en el año 1796 robara los ojos de muchos cuando vean su estilo barroco en sus terminaciones y aquellos que solo deseen caminar se toparan con el bello e impactante Parque Central y comprenderán porque es llamada “La Ciudad de las Flores”.

Su ambiente cálido, su gente honesta y alegre sumando las playas y la diversidad natural que presenta harán que se enamore de estas tierras grabando momentos únicos y mágicos en su corazón y quedara a la espera ansiosa de volver a pisar Costa Rica.

EnViajes

[fbcomments]