El mejor club techno de Berlín

Si Berlín es la capital mundial del Techno, entonces Berghain ES el Techno. Miles de personas se trasladan cada año hasta Alemania con la única esperanza de pasar una noche ahí, pero ni siquiera es seguro que eso ocurra ya que tienen una de las políticas de entrada  más estrictas y aleatorias de todo el mundo. Berghain es un nombre compuesto por los dos barrios que flanquean al club por el norte y por el sur: Kreuzberg y Friedrichshain, aunque también la palabra en alemán berghain significa literalmente arboleda de la montaña.

 

El mejor club techno de Berlín

Berghain es la reencarnación de Ostgut un club que surgió a partir de una noche de fetichismo gay llamada Snax. Desde sus inicios Berghain ha sido un club primordialmente gay y al parecer así quieren mantenerlo. Además de que simplemente lo hacen para “filtrar” a los Techno-turistas, como los llaman, que sólo van para presumir que han estado ahí.

Hablar alemán ayuda bastante. Además de contar con uno de los mejores sistemas de sonido del mundo, Funktion-One (el cual, de acuerdo al ingeniero que lo instaló, Benedikt Koch opera sólo al 20% de su capacidad, de lo contrario, dice él, sería como recibir un masaje en cada nervio de tu cuerpo), el club se divide en tres partes:

Berghain que es la sala principal con una capacidad aproximada de 1,500 personas y donde única y exclusivamente se toca Techno,

Panorama Bar que se encuentra en la parte de arriba y cuenta con lineups más variados y orientados más bien hacia el House, y en el sótano se encuentra Lab.Oratory un club liberal con noches dedicadas a cada perversión sexual que te puedas imaginar acompañadas por una mezcla de los DJs que tocan también en Berghain y Panorama Bar.

Berghain/Panorama Bar cuenta con los lineups más cuidados del mundo, y la fiesta NUNCA termina. Además de tener únicamente invitados delicatessen, alberga  la mejor base de residentes que jamás se haya reunido: Ben Klock, Marcel Dettmann, Ryan Elliot, Tama Sumo, Prosumer, Steffi, Virginia y la lista sigue. No hay malas noches, todas son absurdamente magistrales, es un hecho que en la misma noche verás a un residente, una leyenda y un talento emergente que te derretirán el cerebro de igual forma.

[fbcomments]