Libros de viajes que invitan a emprender el vuelo

“La nostalgia del hogar es un sentimiento del que muchos saben y se quejan; yo, por el contrario, sufro de un dolor menos conocido, y su nombre es nostalgia del afuera. Cuando la nieve se derrite, las cigüeñas llegan y los primeros barcos de vapor zarpan, me asalta la punzante comezón de partir”.

Libros de viajes que invitan a emprender el vuelo

 

Hans Christian Andersen

Los libros siempre nos motivan a vivir la ficción, de modo que la reacción al leer libros relacionados con viajes es bastante lógica. A continuación les recomendamos un par…

 

01El tao del viajero. Paul Theroux

“Deja tu casa. Ve solo. Viaja ligero. Lleva un mapa. Ve por tierra. Cruza a pie la frontera. Escribe un diario. Lee una novela sin relación con el lugar en el que estés. Evita usar el móvil. Haz algún amigo”. El escritor estadounidense Paul Theroux (1941) celebró sus 50 años como escritor y viajero reuniendo en un solo libro, El tao del viajero, extractos escogidos de sus obras junto a pasajes de aquellos autores trotamundos que él más ha disfrutado como lector: Henry James, Graham Greene, Andersen, Evelyn Waugh, Dickens, D. H. Lawrence, Mark Twain, Nabokov.

 

 

 

 

02París insólito. Jean-Paul Clébert y Patrice Molinard

Hay una palabra francesa – flâneur – que define a quienes pasean por una ciudad sin rumbo ni propósito, al vaivén de las mareas de la multitud, demorándose frente a un escaparate o ante “ese brusco y delicioso rebote de un rayo de sol en una vieja piedra”, como escribe Cortázar en su cuento ambientado en París Las babas del diablo.

Fotógrafos y escritores son especialmente proclives a tener vocación de flâneurs (Baudelaire y Eugène Atget son dos buenos ejemplos), tal vez por eso los dos oficios a menudo aparecen juntos, como ocurre con este París insólito publicado por Seix Barral con textos de Jean-Paul Clébert (París, 1926), escritor y vagabundo por vocación, inédito hasta ahora en español, y fotos de Patrice Molinard (París, 1922), otro urbanita errante que comenzó su carrera como fotógrafo en los mataderos de La Villete.

Clébert convierte sus erráticos paseos por los bajos fondos de la capital francesa en viajes épicos y conmovedores: “Para no morirse de hambre en París se requiere cierta conjunción de cualidades, mente abierta, ojo husmeador, oído avizor, nariz alerta, pierna ligera y cierto desprecio a la propiedad personal”.

 

03El pez escorpión. Nicolas Bouvier

En junio de 1953, el escritor suizo Nicolas Bouvier (1929-1998) partió de Ginebra en un viaje por carretera a través de los Balcanes, Turquía, Irán y Pakistán hasta llegar a Kabul. Lo cuenta en Los caminos del mundo (Península). En 1955, tras dos años en ruta, pasó siete meses en Ceilán (la actual Sri Lanka) a la espera de unos permisos que le permitieran continuar su periplo.

Alojado en un hotel de mala muerte, enfermo, casi sin dinero y con un manual de entomología como único compañero de viaje, su estancia en la isla del Índico se convirtió en una experiencia alucinada y febril que Bouvier tardó décadas en contar por escrito. El resultado es El pez escorpión, un libro de culto que se publicó por primera vez en 1982, editado por Altaïr dentro de su colección Heterodoxos.

[fbcomments]