Iluminación monumental de Templos faraónicos de culto

Los proyectos de iluminación monumental de los emplazamientos arqueológicos en Luxor forman parte de una estrategia del Gobierno de Egipto de abrirse de nuevo al turismo internacional. Esta estrategia se basa en la creación de un Nuevo tipo de visitas turísticas: las visitas nocturnas, que ofrecerán una nueva forma de contemplación del patrimonio faraónico.

Luxor, antigua Thebas cuna del imperio Nuevo egipcio, es uno de los puntos clave del patrimonio faraónico, y sin embargo sólo los templos de culto del East Bank contaban hoy en día con algún tipo de iluminación nocturna. Es difícil expresar la trascendencia que suponen estos proyectos de iluminación monumental pues suponen el privilegio y la enorme responsabilidad de iluminar algunos de los monumentos mortuorios faraónicos por primera vez en la historia de la humanidad.

De ahí que el diseño de iluminación monumental de cada una de dichas obras arquitectónicas únicas en el mundo haya sido tratado con extrema sensibilidad, con el objetivo de poner en valor la majestuosidad inherente a tan inigualables obras arquitectónicas, Patrimonio de la Humanidad, y ofrecer al visitante una atmósfera totalmente nueva, sobrecogedora y única, al caer el sol en la ciudad de Luxor.

Con este masterplan de iluminación, el gobierno egipcio pretende ofertar las visitas nocturnas a los monumentos, aumentando así de forma significativa el horario de visitas, y beneficiándose el visitante de la posibilidad de visitar los emplazamientos durante la noche, disfrutando de un escenario completamente diferente al diurno, y con una temperatura ambiente moderada.

De este modo, la estrategia de visitas en horario nocturno busca también motivar al turista a quedarse varios días en Luxor y pasar noches allí, con la consecuente repercusión positiva en los servicios de hostelería de la ciudad, en contra del turismo de un solo día que se venía haciendo a esta ciudad desde otros puntos turísticos cercanos, como Hurghada en el mar Rojo.

Desde el nacimiento hasta la finalización del proyecto de iluminación arquitectónica monumental, se atravesaron las siguientes fases:

SENSACIONES Y EMOCIONES: Espiritualidad, misterio, serenidad, grandeza.

La búsqueda de emociones y sensaciones a transmitir es el punto de partida del diseño. Conseguir en la noche una imagen absolutamente colosal, magnífica y sobrecogedora de los templos, al tiempo que un ambiente sereno que invite a la meditación, a la reflexión, a permanecer en el interior de cada templo participando de la espiritualidad que aún hoy en día emana de cada piedra utilizada en su construcción, de cada relieve labrado, de cada historia y de cada pigmento aún vivos en sus columnas y muros.

CONCEPTOS DE ILUMINACION: La utilización del juego mágico de luces y sombras como herramienta de transmisión de sensaciones.
Conlleva la decisión de qué elementos iluminar y cómo, resolviéndose cuestiones relativas a cómo enfatizar los volúmenes y características de cada elemento arquitectónico de dimensiones colosales. Se combinaron conceptos como luz ascendente dramática, baños de luz reflejada, baños de luz dramáticos, y luz de acento. Se deseó iluminar cada elemento arquitectónico sin contaminar de luz los adyacentes, y mantener un adecuado y dramático equilibrio de luz y sombra.

RESPETO E INTEGRACIÓN: Reforzar la arquitectura y su simbolismo, sin crear artificios, con sobriedad.
Los conceptos y efectos de iluminación deben lograrse con el máximo respeto, con la máxima integración, y de modo que ningún elemento arquitectónico faraónico sea perjudicado. Como consecuencia, la identificación de ubicaciones viables de proyectores, desde el respeto por los elementos antiguos que no debían alterarse.

[fbcomments]