Colonia, patrimonio cultural y turístico

Colonia del Sacramento o sencillamente Colonia, es capital del departamento del mismo nombre, en la República Oriental del Uruguay. Se ubica en la confluencia de los ríos Uruguay y de la Plata y a 170 km de la capital del país, Montevideo.

Apenas uno llega a esta hermosa ciudad, puede respirar el ambiente colonial que persiste en sus callejuelas.  En ellas, conviven construcciones de estilo colonial portugués con viviendas de estilo típico español, huellas de la historia de esta localidad que fue fundada en 1606 por conquistadores portugueses provenientes de Brasil y luego fue conquistada por los españoles, para finalmente independizarse en 1828, cuando pasó a formar parte del Estado Oriental del Uruguay.

Sus calles empedradas invitan a recorrer cada rincón de Colonia, al anochecer las antiguas farolas comienzan a iluminar nuestro paso. La invitación nos lleva a caminar hacia el río, donde pueden obtenerse excelentes vistas del Río de la Plata.

Colonia ofrece numerosos paseos a sus visitantes: la Calle de los Suspiros, el Faro, la puerta de la Ciudadela, la casa del Virrey entre otros. Además hay ocho museos para recorrer: portugués, el municipal, del azulejo, el español, naval, archivo regional, el indígena y casa Nacarello.

Para amenizar estos interesantes paseos, existe una variada oferta gastronómica en la que predominan los platos de carnes a la parrilla, típicos de la cocina criolla. También, en ellos podemos degustar exquisitos pescados y mariscos.

La distancia entre Colonia del Sacramento y la capital de Argentina es  de sólo 500 km, por lo cual existe una permanente comunicación entre estos dos puntos por medio de catamaranes que cruzan el río de la Plata frecuentemente. Existió un proyecto para construir un puente bi nacional entre estas dos ciudades, ya que la afinidad entre ellas es muy importante. Incluso muchos argentinos poseen propiedades en Colonia.

La oferta hotelera es muy amplia, podemos hospedarnos en hoteles de gran categoría que cuentan con canchas de golf y spa, u optar por alojamientos más sencillos como hosterías  y hostales.  La hospitalidad de su gente es otro motivo para no dejar de visitar este patrimonio turístico y cultural de la humanidad.

[fbcomments]