Turismo otoñal: la belleza de la nostalgia

Tiempo de reflexión, de la melesca en los viñedos, tiempo de calma. El verano se aleja con su ruidosa euforia, por los caminos del norte,y sumiso llega el otoño, repartiendo por los senderos, sus ocres rojizos.

El otoño es un óleo exquisito, en el que podemos entrar, solo para sentir la hojarasca bajo los pies. Nada más romántico que caminar de la mano de un amor, mientras la brisa canta frescas melodías.

Así me inspira el otoño para invitarlos a disfrutar del turismo más apacible. En todo el mundo el otoño se luce, sacando lo mejor de cada lugar, como si el alma de un pueblo quedara al desnudo, de a poco, perdiendo hojas, ganando en encuentros.

Es difícil recomendar lugares, porque otoño realza todo a su paso, pero me arriesgo a contarte que algunos sitios, son especialmente espectaculares:

1- Fagedad en Jorda: el Hayedo es una especie vegetal cuyas bayas sorprenden por su increíble belleza en esta época del año. Este  páramo, en la zona volcánica denominada La Garrocha, atrae turistas de todo el mundo por su belleza natural imponderable.

2- La Cascada del Nacimiento de Urederra, en Navarra: un lugar donde el otoño se vuelve fastuoso, la casaca, el monte de hayas, el cielo y sus pequeños pueblos, para cerrar los ojos y jamás olvidar.

3- West Country, Inglaterra:  una oportunidad de practicar turismo rural en las plantaciones de manzanas, en Heresfordshire y Somerset, tradiciones pueblerinas en un marco dorado otoñal.

4- Marruecos: refresca en el norte de Africa, y Marrakesh invita a disfrutar de sus exóticas callejuelas.

5-  Piamonte, Italia: época de vendimia, ideal para recorrer las colinas salpicadas de rojos y amarillos, y disfrutar de los mejores néctares de la tierra. Tiempo de trufas blancas, avellanas y excelentes quesos.

6-  Cevennes, Montpellier, Francia: pueblos medievales, campiñas y bosques te invitan a recolectar  castañas, y acceder a la increíble gastronomía al alcance del paladar.

7- Las montañas de Grindelwald, Suiza: cerca del cielo como pocos, Öpfelchüechliwäg, se ofrece como un sendero mágico entre las hojas amarillas y la paz de un lugar pensado para satisfacer tus expectativas, en cuanto a gastronomía, deportes y tranquilidad.

8- Lagos de Plitvice, Croacia: ubicado entre Zagreb y la Costa Adriática, este impactante bosque de 30.000 has., despliega una paleta de colores inundada con sus 92 cascadas, que puedes recorrer en pintorescas barcazas. Un lugar que inspira a los mejores cuentistas.

9-  Ruta Podhura, república Checa: senderos que recorren 100 kms. cuadrados de paisajismo puro, el Bosque de la Bohemia… para atrapar en los recuerdos.

10- San Carlos, Mendoza, Argentina: donde las aguas manantiales serpentean, siempre a 23 grados, la oferta turística se luce en el “Parque Los Peces”, donde cientos de coloridos ejemplares recorren las acequias, para alegría de los turistas.

Una experiencia familiar, actividades rurales, cabalgatas entre la hojarasca, el pancito caliente de la mañana y esa sensación de estar como en casa. Ya lo dice la canción: “no es lo mismo el otoño en Mendoza… hay que andar con el alma hecha un niño…”

[fbcomments]