Beirut, la París de Medio Oriente

Beirut es la ciudad capital del Líbano. Situada sobre la costa del mar Mediterráneo es reconocida en todo el mundo por su belleza, presentando enormes atractivos para compartir entre sus visitantes.  Presenta una arquitectura tradicional con ribetes modernos, casas de enormes frentes y bellos jardines.

Luego de la guerra –concluida definitivamente en 1991- algunos edificios fueron refundados sobre sus ruinas obteniendo características propias de la modernidad, quedando otros emplazados en su original estilo de corte tradicional. Se puede decir que –luego de la reconstrucción propia de la pos guerra- Beirut se erige hoy como una de las ciudades más atractivas de la región, situación que le valió el mote de “La París de Medio Oriente”.

Siendo el principal puerto marítimo, financiero y administrativo del país, Beirut contiene una fuerte impronta cultural y gastronómica que la configura como una de las ciudades más atractivas a nivel mundial. Si bien el propio Museo Nacional de Beirut fue ferozmente dañado durante la guerra civil, muchos de los restos arqueológicos que allí pueden visitarse han sido conservados. Abierto nuevamente en el año 1999, el mítico museo exhibe entre sus piezas más llamativas, cuatro sarcófagos romanos que datan del Siglo II d.c.

La gastronomía y la hotelería libanesa, particularmente en la ciudad capital, se vieron beneficiadas por la fuerte inversión privada y lograron resurgir aún con mayor potencial que otrora, luego de la guerra civil que azotó al país. Desde finales de la década pasada, innumerables hoteles de lujo y un sinfín de restaurantes se reconocen en la bella Beirut y son artífices necesarios del crecimiento económico actual.

Las comidas de la ciudad, también tienen una fuerte impronta cultural y remiten a tiempos inmemoriales. El arte culinario libanés es sumamente variado, y como insumos e ingredientes principales se destacan la carne, el trigo, el arroz y las verduras. El plato más conocido de la amplia cocina libanesa, sin dudas es el Kebbe, exquisito manjar compuesto a base de carne y trigo. El tabule –ensalada especial para acompañar el Kebbe- se prepara con trigo, tomate, perejil y cebolla. Al mismo tiempo, la variedad de la cocina de Beirut se completa con riquísimas empanadas, puré a base de garbanzos, hojas de parra rellenas con arroz y carne, entre otras. Los dulces en almíbar y el Belewe, son algunos de los postres típicos que enaltecen a la gastronomía del lugar.

Si bien Beirut no es un destino de aquellos llamados tradicionales, su rica historia y por supuesto, la calidad de su propuesta hotelera y gastronómica la hacen una ciudad tremendamente atractiva. La capital del Líbano es entonces,  uno de los sitios más modernos y bellos a la hora de planear futuras vacaciones.

 

[fbcomments]