¿Buscas un destino único en el mundo? Ese es el salar de Uyuni

Bolivia contiene en su acotado territorio el desierto de sal más extenso de todo el mundo.  Situado a 3560 metros sobre el nivel del mar, y con una superficie mayor a los 10.000 km2 , el salar de Uyuni se presenta como uno de los destinos más evocadores y misteriosos de todo el mundo. Quizás por eso, unos 60.000 turistas visitan la región cada año, siendo el salar un destino atractivo para el turismo de todos los rincones del globo.

En términos geológicos, el salar de Uyuni se formó por la evaporación de mares muy antiguos que –hace miles de años- bañaban a todo el continente americano. Son aproximadamente 11 las capas de sal que lo componen y en la actualidad, el Salar de Uyuni se erige como una de las mayores reservas de litio del mundo, lo cual acrecienta su potencial económico.

Entre sus mayores atractivos, encontramos que en el mes de noviembre, tres especies de flamencos se acercan al salar para tener allí sus crías. Hablamos del flamenco austral, la parina grande y la parina chica. Sin dudas, esta es una de las actividades más atrayentes dado que sobre la inmensa superficie de sal, el mes de noviembre nos propone avistar incontables ejemplares de la especie, en un espectáculo sin igual para los amantes de la fauna. La flora del Salar de Uyuni es muy agreste y escasa –pensemos que estamos hablando de un desierto- pero igualmente, un número amplio de especies de cactus crecen allí. Algunas de estas plantas alcanzan alturas de hasta 10 metros.

Uyuni tiene una extravagante hotelería. Sin dudas la zona del suroeste boliviano es única en el planeta y por supuesto, la hotelería no se queda atrás. Los complejos hoteleros al interior del salar de Uyuni son tan atractivos como exóticos, construidos casi en su totalidad a base de sal. Desde estos hoteles, uno tiene la posibilidad de ver en toda su magnitud el desierto de sal y al mismo tiempo, conocer a fondo muchas de las tradiciones andinas, ya que las construcciones respetan la idiosincrasia del lugar.

De esta manera, poseen todas las comodidades necesarias para que el viajero obtenga una estadía inolvidable en el desierto de sal más imponente que existe sobre la tierra.

Si estás pensando en recorrer el suroeste boliviano y disfrutar lo imponente del desierto de sal más grande del mundo, vale la pena atender a estas mínimas recomendaciones. Como se imaginarán, el turismo al aire libre y el contacto con la inmensidad de la naturaleza están a la orden del día, por lo cual es preciso visitar la región con ropa cómoda. Se sugiere caminar con botas bien ajustadas. El sol, se expone aquí en toda su magnitud, por lo que llevar protector aliviará su intensidad y nos ayudará a cuidar la piel. También es preferible utilizar gorro o sombrero para acotar nuestra exposición.

Lentes, guantes, camperas rompevientos, ropa abrigada, impermeable en caso de lluvia; son todos elementos que nos permitirán disfrutar en su máximo esplendor uno de los lugares más exóticos del mundo.

[fbcomments]