Pirineos Catalanes: naturaleza encantadora, legado cultural eterno

Los Pirineos Catalanes, estaciones de ski

Ubicado en el Valle de Arán, el Pirineo Catalán goza de la bendición del Creador, que lo dotó de magníficos paisajes, comparables a los sueños de cualquier viajero que disfruta de la naturaleza en su estado más bello. Naturaleza salvaje, acompañada de la mano del hombre, hacedor de los pueblos que mantienen una melancólica arquitectura de la época medieval.

Aquí los pueblos se integran a la naturaleza más agreste; en ellos el tiempo parece haberse detenido para siempre, dejando un legado cultural, artístico y arquitectónico único.

Quienes disfrutan de la gastronomía, estarán a gusto, como así también los amantes de la historia y la cultura catalana. El turista religioso disfrutará visitando las Iglesias, catedrales, abadías, monasterios y ermitas que se encuentran en cada pueblo. Muchas de estas edificaciones, de las que predominan las de estilo Románico-Lombardo, han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Al igual que regiones como Andorra, la Sierra Nevada, o el mismo Pirineo Aragonés, ésta región es a su vez, ideal para aquellos aventureros deseosos de practicar ski, alpinismo y senderismo, ya que cuenta con estaciones para esquiadores, altas cumbres, y caminos maravillosos para ser recorridos. Existen variedad de hoteles y alojamientos, así como también hospedajes y albergues rurales cercanos a los centros de esquí, de los más populares de toda España.

La región también cuenta con numerosos parques y reservas naturales: el Parque Natural del Cap de Creus; el Macizo del Pedraforca, el Paraje Natural de Interés Nacional Macizo de L’Albera; el Parque Natural de los Aiguamolls de l’Empordà; el Parque Natural Zona Volcánica de la Garrotxa; el Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio; el Parque Natural del Alt Pirineu, y el Parque Natural del Cadí-Moixeró.

Por si fuera poco, los Pirineos Catalanes poseen centros termales donde se alojan los viajeros que llegan en busca de mejorar su salud y realizar tratamientos de belleza naturales. Las aguas que bañan el valle, además de formar maravillosos lagos, ríos y arroyos, también brotan como fuentes termales, de reconocidas propiedades saludables para el organismo.

Aguas transparentes y bellas playas, nos esperan en la Costa Brava, bañada por las aguas del Mediterráneo, que le dan un toque azul y blanco al ya magnífico paisaje serrano que la rodea.

Sol, montañas, naturaleza agreste, nieve, aguas saludables, cultura e historia, se han combinado en los Pirineos Catalanes para regalarnos una belleza inigualable. Una experiencia única nos espera.

[fbcomments]