Budapest, la sorprendente «Perla del Danubio»

Dos magnificas ciudades se unen para transformarse en «La Perla de Danubio», Buda y Pest divididas por el Danubio nos muestran el corazón de la antigua realeza y su centro económico por excelencia.

Atrévete a cruzar los inmensos puentes que dan unión a estas dos ciudades, recorre sus calles bañadas en historia y te sorprenderás al ver que más de seis millones de turistas eligen Budapest cada año para seguir vislumbrándose con sus rincones y ver mas allá de la belleza que ofrecen sus estructuras.

Elegantes la calle Váci Utca junto a la Avenida Andrassy, siendo las peatonales más atractivas se encuentran ubicadas paralelamente al Danubio, son el pulmón turístico de la ciudad, rebalsan de tiendas, bares y restaurantes que abren sus puertas durante todo el día y gran parte de la noche dándole un toque mágico a estas bellas calles que son el disfrute de miles de visitantes que buscan un paseo. Por muchos la Avenida Andreassy es elegida para recorrerla comenzando por  Erzsébet ter y poder terminar su paseo admirando la Plaza de los Héroes o de otra forma comenzando por la Plaza llegando al final del día en Váci Utca, sentarse en un bar y tomar una copa.

Uno de sus mayores atractivos y tal vez el «culpable» de tantos turistas sea El Parlamento de Budapest distinguido por ser una de los más hermosos y grandes del mundo, habiendo sido una obra maestra durante los años de su construcción en el 1882, fue una gran muestra de su poderío económico.

Aunque por otro lado no debemos desacreditar uno de sus símbolos mas emblemáticos, «El Castillo de Buda», El Palacio Real hogar en tiempos antiguos de los reyes de Hungría. Hoy en día el Castillo es lugar del Museo de Historia de Budapest y de la Galería Nacional Húngara. Sus visitas son infaltables desde lo más alto de sus colinas para caminar entre sus bellas callejuelas, y la verdad que no todos los días uno puede observar semejante maravilla y admirar El Puente de las Cadenas que en tantas fotografías hemos visto iluminado durante las noches.

En Budapest, su puente más antiguo es el ya nombrado «Puente de las Cadenas», o mejor dicho Puente Széchenyi, debe su nombre a su creador quien luego de 20 años de construcción pudo mostrarnos su obra maestra. Se dice que en tiempos antiguos antes de la construcción del mismo el Danubio podía cruzase únicamente por barco o durante las épocas de invierno cuando sus aguas se congelaban y el pueblo cruzaba caminando.

Si se está preguntando desde qué punto puede observar la ciudad en todo su esplendor, la respuesta desde su Ciudadela, es reconocida por ser el punto más alto de la ciudad y desde allí obtendrá las mejores vistas. Desde el año 1854 se construyo un edificio de vigilancia donde encontrara miradores, y si decide recorrer la ciudadela podrá pasar una magnifica tarde en su mercadito y regalarse una visita al edificio de la terraza!

Definitivamente uno de sus días debe ser dedicado a conocer a fondo, la segunda Sinagoga Judía más grande del mundo ubicada en la ciudad de Budapest contando con 53 metros de largo y una capacidad de casi tres mil personas. Su construcción tuvo lugar en el 1854 y presenta un estilo morisco aunque también puede admirarse un toque gótico.

La Sinagoga es también conocida por el nombre de «Sinagoga de Dohány» y a sus alrededores podrán visitar el cementerio judío, e incluso podrán encontrar el famoso «Árbol de la Vida» construido en el año ’91, contando con cada una de sus hojas con un nombre por cada una de las victimas que pereció durante el Holocausto. Es un viaje en el tiempo donde no solo podrá encontrar su persona frente a una de las historias más fuertes que acontecieron en nuestro mundo sino también la belleza de semejante estructura arquitectónica llena de sentimientos.94

«La Perla del Danubio» sin duda alguna esconde más de lo que puede apreciarse y es por ello que miles de turistas eligen una y otra vez esta maravillosa ciudad como lugar turístico. Sus días pasaran sin siquiera poder darse cuenta visitando cuevas y El Laberinto del Castillo, o disfrutando de la bella construcción de la Iglesia Rupestre  en el Monte Gellért. Esta magnífica ciudad nos enamorara y nos dejara hambrientos de querer recorrer una vez sus calles y descubrir todos sus secretos.

[fbcomments]