Saint Emilion, un pintoresco pueblito medieval

Califique este artículo

Calles estrechas, pintorescas casas con colores excepcionales, un atractivo idílico que nace de su imagen y los sabores únicos que se desprenden de sus viñedos son algunos de los motivos que se presentan e invitan a conocer a este bello y pequeño pueblo ubicado a unos kilómetros de Burdeos.

Sobre las colinas que envuelven al Rio Dordogne se esconde Saint Emilion, un pueblo medieval que hoy en día atrae a miles de turistas durante el año gracias a su belleza antigua y escénica. Sus calles adoquinadas, sus monasterios y sus pequeñas plazas como así también el misterio de sus formaciones zodiacales enamoran a todo aquel que se adentre aquí. Las afueras del pueblo están rodeadas por pequeñas aldeas verdosas y viñedos que desprenden aromas inigualables.

Saint Emilion” es en la actualidad uno de los pueblos más destacados de Francia y sus vinos se encuentran entre los mejores del mundo. Un pueblo vinícola muy llamativo ya que su formación nace con forma de cascaron desde las rocas de la montaña en la Región de Aquitania.

La mayoría de sus casas se unen formando un anfiteatro y sus iglesias presentan características arquitectónicas románicas. Desde hace años Saint Emilion fue nombrado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad y es reconocido a nivel mundial y gracias a ellos miles de turistas viajan desde Burdeos para realizar una visita de dos días y adentrarse en sus calles estrechas.

Viajando en el tiempo podremos descubrir como un pueblo como Saint Emilion  alberga en su interior semejantes bellezas. Con una diferencia histórica de más de mil años, los romanos en tiempos antiguos habían comenzado a cultivar sus tierras y a enriquecer su vida y un antiguo monje “Emilion” bendecía estas tierras con oraciones y brindaba su ayuda al pueblo hasta lograr la creación de un gran pueblo Monástico, de allí su nombre “Saint Emilion”. Sus rasgos arquitectónicos se deben a la influencia románica de estos tiempos y algunas de sus edificios más destacados son Menhir de Pierrefitte, La Iglesia Monolitica y La Torre del Castillo del Rey entre otros.

“Menhir de Pierrefitte” es conocido como una de los monumentos más destacados de Sain Emilion concibiendo deseos y realizando milagros y fue construido hace más de cinco mil años por marineros intrépidos que llegaron a estas tierras por el Rio Dordogne. El premio mayor se lo lleva “La Iglesia Monolítica”, fue excavada de una roca en un acantilado siendo construida durante los Siglos XII y XVI y de ella se desprende una torre preciosa que ofrece la mejor vista del pueblo. Es reconocida por ser la Iglesia Monolítica más grande de Europa formando un conjunto de edificios majestuosos entre los cuales cabe destacar y aconsejar la visita al Château du Roi y la Grande Muraille.

“La Torre del Castillo del Rey” puede visualizarse desde cualquier punto del pueblo y al igual que la mayor parte de Saint Emilion presenta un estilo románico y se encuentra sobre una cavidad subterránea que nos lleva hasta el antiguo Ayuntamiento construido en el año mil seiscientos. Gracias a las órdenes del Rey Enrique III de Inglaterra y al duque de Aquitania en el año 1237 la Torre fue construida y en la actualidad tanto ella como el Ayuntamiento fueron nombradas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Este pintoresco pueblo puede regalarnos días inigualables de disfrute, su recorrido puede hacerse en tan solo uno o dos días pero la belleza que envuelve estas tierras nos invitan a quedarnos unos días más y descorchar un buen vino para tomarnos el tiempo necesario y disfrutar a fondo este lugar que nos ha dejado “Saint Emilion”

[fbcomments]