El Camino de Santiago, tradición y belleza conjugados

Esta denominación la recibe el recorrido que todos los años cientos de peregrinos realizan para llegar a la ciudad de  Santiago de Compostela. En gallego recibe el nombre de Camiño de Santiago, en dicha ciudad se veneran las  reliquias del apóstol Santiago el Mayor, que se calculan se encontraron en el año 800. Al finalizar el siglo XI, la costumbre de peregrinar ya se había extendido a lo largo de toda la Europa cristiana. Después de la Edad Media fue prácticamente olvidado, pero en la actualidad ha cobrado nuevamente gran interés.

El camino comienza en un pequeño pueblo vasco-francés llamado Saint Jean Pied de Port, en vasco Donibane Garazi, que conserva su aspecto medieval y que tiene una población que no alcanza a los 1.500 habitantes. El pueblo, de ondulada geografía, es atravesado por el río Errobi y custodiado por los Pirineos.

Si bien los caminos de Santiago fueron múltiples, con el tiempo se fueron adoptando aquellas rutas que contaban con la aprobación de reyes y órdenes monásticas. Allí,  monasterios y hospitales auxiliaban a los peregrinos a su paso. En total se contabilizan doce caminos diferentes para llegar desde distintos puntos de Europa. Estos son:

Camino Francés: se recorren por él unos 770 km y tiene 31 etapas. Es el que parte de Saint Jean Pied de Port y es el más popular. Atraviesa localidades como Roncesvalles, Zubiri, Pamplona, Gares, Lizarra, Burgos, Astorga entre otras hasta llegar a  Santiago.

Camino Aragonés: se recorren  164 km divididos en seis etapas. Fue uno de los primeros en ser utilizados y trazados. Atraviesa las localidades de  Somport, Jaca, Arrés, Ruesta, Sangüesa, Monreal, Puente de la Reina y Gares.

Camino Primitivo: es el punto de partida que tomó Alfonso II en el siglo IX, para visitar la recién descubierta tumba del apóstol Santiago. Parte desde Oviedo pasando por Grado, Salas, Tineo, Borres, Pola de Allande, La Mesa, Fonsagrada y Lugo entre otras, recorriendo en total 265 km en 11 etapas.

También se puede hacer el Camino de Santiago por el Camino Vasco, el del Norte, la Vía de la Plata, el Sanabrés, el Portugués, el Catalán, el Baztanés, el Inglés y el Epílogo a Finisterra y Muxia.

El recorrido puede realizarse caminando, en bicicleta y también a caballo. De cualquier manera se recomienda hacer una preparación previa, con paseos cortos que se vayan alargando progresivamente hasta llegar a la distancia que creemos vamos a recorrer durante la peregrinación. También es importante elegir una buena época del año para emprenderlo,  como por ejemplo la primavera y el otoño. Aunque el viento, el frío y la nieve suelen aportar su encanto al camino, siempre que tengamos el equipo adecuado.

El alojamiento puede ser en hoteles o albergues, ambas opciones son igualmente confortables aunque para la mayoría de los peregrinos éstos últimos resultan más cómodos y económicos. Para acceder a ellos es necesario tramitar una credencial de peregrino en alguna de las asociaciones que certifican el día  y forma en que realizamos el camino, luego en cada albergue nos sellarán dicha documentación.

[fbcomments]