Hotel, restaurante y centro de congresos en Estocolmo

En el corazón de la ciudad, a orillas de uno de los canales de lago Klara Sjö, White Arkitekter y Jarl Asset Management unen sus fuerzas para idear el Stockholm Waterfront Congress Centre, destinado a unirse a la élite de los centros de conferencias internacionales, que con soluciones innovadoras de diseño ofrece infinidad de posibilidades de uso debido a su capacidad de adaptación y flexibilidad.

Es también referente en cuanto a eficiencia energética, con una calificación por encima del nivel dos de Green Buildings, certificación europea de eficiencia energética. Desde que abrió sus puertas en enero de 2011, el Stockholm Waterfront Congress Centre proporciona a Estocolmo oportunidades completamente nuevas para atraer visitantes y eventos internacionales.

Es una instalación multiprograma, que consta principalmente de una sala de congresos con capacidad de 3000 personas, transformable en una gran sala de banquetes para 2000 comensales, un hotel de cuatro estrellas con 414 habitaciones, la mitad de las cuales tienen vistas espectaculares a la ensenada Riddarfjärden, el Ayuntamiento, y un bloque de oficinas con vistas panorámicas sobre el mar y la ciudad.

Desde 2005, después de que White Architects y Jarl Asset Management obtuvieran la concesión de la obra, tras competir con varias empresas de construcción, han trabajado en un proceso de diseño complejo, con un gran número de decisiones y visiones compartidas a lo largo del camino.

La forma triangular del solar, a pesar de estar en una posición inmejorable, en la línea divisoria entre la parte histórica de la ciudad y el nuevo corazón comercial que forma la línea ferroviaria hacia Kungsholmen, limita la posibilidad de solucionar el proyecto con un único elemento.

La clave del éxito en la adaptación al lugar radica en dividir el programa en tres elementos bien diferenciados: el bloque de oficinas en Klarabergsgatan, más abajo, en Riddarfjärden, el centro de congresos y, entre los dos, un bloque de hotel que forma un espectacular telón de fondo para el centro de congresos. Al programa que se desarrolla en la zona norte se le otorga altura, y desde allí desciende hacia la plataforma inferior, que se remata cerca del agua.

El carácter singular del conjunto lo imprime el centro de congresos, resultado de un puzzle complejo en el que dialogan soluciones arquitectónicas y tecnológicas. En el interior se consigue un equilibrio aparentemente imposible, dividendo su capacidad en una zona superior con cabida para 1700 personas y una zona inferior para 1300 personas sentadas que se puede transformar, cuando así lo requiera la ocasión, en una sala de banquetes.

Este espacio central se complementa con salas de conferencias más pequeñas, con capacidad para 1200 personas, distribuidas en varios espacios de distintos tamaños. La llamativa apariencia exterior es resultado de rodear el conjunto con una serie de velos construidos a partir de 350 perfiles en Z de acero inoxidable situados a cierta distancia de las paredes, para permitir la entrada de la luz a las estancias abiertas al exterior. También define su carácter la huella del volumen total, más grande que la del suelo, formando de esa manera una ménsula que a su vez genera una plaza de entrada.

[fbcomments]