El parque elevado de Nueva York

Un proyecto de arquitectura y paisajismo es el elemento capaz de gatillar importantes cambios urbanos, pero sobre todo sociales, abriendo nuevos espacios para los habitantes de la ciudad y entendiendo una buena decisión como una inversión llena de plusvalías.

En general se ven este tipo de proyectos como algo muchas veces innecesaria, pero este es un ejemplo latente de lo contrario y de la importancia de los lugares de ocio en las ciudades.

La oficina de arquitectos DillerScofidio + Renfro desarrolló en Nueva York, Estados Unidos, un proyecto referido a lo anteriormente dicho.

El “High Line” es un parque urbano elevado construido sobre una antigua línea de ferrocarril de Nueva York. La plataforma elevada dejó de utilizarse en 1980 y en 2003, 23 años más tarde, se comenzó a pensar en diversos usos de ésta.

High Line Elevated Park tiene más de 2 kilómetros de longitud y recorre desde Gansevoort Street hasta la calle 34 de la parte oeste de Nueva York.

El parque está dividido en tres secciones y se puede acceder a él por diversos puntos de acceso a lo largo de su recorrido sobre la ciudad.

Durante todo el recorrido el parque High Line está repleto de bancos para sentarse o tumbarse, siendo un lugar que ha adquirido importancia a la hora de tomar el sol en verano.

Inspirado por la belleza melancólica y rebelde de la High Line, donde la naturaleza ha recuperado una pieza vital de la infraestructura urbana, el equipo reconvierte este vehículo industrial en un instrumento post-industrial del ocio, la vida y el crecimiento.

Al cambiar las reglas de enfrentamiento entre la vida vegetal y peatones, la estrategia de “agro-tectura” combina orgánicos y materiales de construcción en una mezcla que modifica las proporciones y se adapta a la naturaleza, el cultivo, lo íntimo, y la hiper-social.

En marcado contraste con la velocidad de Hudson River Park, esta experiencia lineal paralela se caracteriza por la lentitud, la distracción y la otra mundanidad que preserva el carácter extraño de la High Line.

Aporta flexibilidad y capacidad de respuesta a las necesidades cambiantes, las oportunidades y los deseos del contexto dinámico, la propuesta está destinada a permanecer eternamente inconclusa, sostener el crecimiento emergente y cambian con el tiempo.

Conservando la estructura metálica del soporte y los raíles, se diseña una plataforma verde donde se abren caminos entablados, zonas de descanso, restauración, exposición y pequeños comercios.

La obra se basa en recrear los antiguos enlaces y líneas férreas, con grandes jardines florales y pequeñas pausas más acotadas.

¿Cómo acceder?

Acceso: El acceso a la High Line se puede realizar en los siguientes puntos:
Gansevoort Street
14th Street – con ascensor
16th Street – con ascensor
18th Street
20th Street

Desde el Parque High Line se pueden observar algunos de los enclaves más conocidos de la Gran Manzana como la Estatua de la Libertad o el EmpireStateBuilding, pasando por vistas del río Hudson o el distrito financiero de Manhattan.

[fbcomments]