Alaska, tierra de osos y paisajes majestuosos

Califique este artículo

Extensos terrenos donde abunda la naturaleza, lugares inhóspitos en el extremo norte de este maravilloso estado, pintorescos pueblos ubicados entre montañas regalando a sus visitantes vistas inimaginables y un abanico de oportunidades para realizar un sinfín de aventuras adentrándose en este majestuoso lugar tan aleja del resto del mundo.

“Grandes Tierras”, ese es el significado del nombre Alaska, el Estado más extenso perteneciente a los Estados Unidos de Norte América con una extensión territorial de un millón quinientos mil metros cuadrados y con casi dos mil islas. Hogar de algunos de los glaciares más impresionantes jamás vistos, millones de lagos y se enorgullece de tener diecisiete de las veinte montañas más altas de EEUU.

Sorprendentemente sus dos alas ofrecen temperaturas lo bastantes adecuadas para dar lugar a la vida humana, en el extremo sur sus costas son bañadas por las aguas del Océano Pacifico, subiendo un poco mas encontraran las hermosas Islas Aleutinianas, famosos por sus volcanes los cuales se encuentran activos desde hace millones de años, hasta llegar al extremo norte del territorio donde las temperaturas llegan hasta las -45º. Siguiendo la frontera con Canadá encontraran climas realmente moderados y las caídas de agua más impresionantes provenientes de Alaska entrando en los Estados Unidos.

Conocida por ser Tierra de Osos Polares y Orcas en sus costas, la primera exclamación que obtienes cuando dices que vas a Alaska es “¡Alaska es un enorme bloque de hielo!”, la verdad es que se equivocan. En su mayoría reinan los glaciares pero a sus alrededores se maravillaran con densos bosques y altos pinos que darán el toque de vida a estos lugares tan alejados en el mapa. Jamás faltan colores y todo gracias al Señor Sol que calienta y alumbra este Estado la mayor parte del día convirtiendo sus días interminables durante los meses de Julio y Agosto.

La Capital de Alaska, Juneau a la cual se tiene acceso mediante barco o avión le brindaran días cálidos y tranquilos donde la paz reina y aun puede sentirse en sus calles ese aire de “Fiebre del Oro”, aunque otro de sus atractivos son los bellos Fiordos de Misty hasta Skagway en donde quedaran anonadados al presenciar una de las gargantas más temidas en el mundo. Conocerás sus principales símbolos entre los que se destacaran el Árbol Picea y el Miosotis, una bella planta única que crece en ámbitos rocosos hasta admirar sus paisajes blancos.

Recorriendo estas tierras los principales lugares son Seward desde donde podrá navegar por el hermoso e impresionante Parque Nacional de Nekai Fjords y ver inmensos glaciares y bellas ballenas nadando entre barcos hasta toparse con el imponente Glaciar Exit o realizar un trekking único sobre hielo atravesando glaciares y montañas. “Russian River” no es der las atracciones más famosas pero vale la pena conocer tomando una caminata de unas horas y recorrer estos famosos ríos donde el salmón y los osos harán su presencia.

Desde Russian River si sigue el sendero llegara hasta Homer, un bello y tranquilo pueblo en donde un descaso en un bar tomando una chocolatata caliente es lo ideal para luego conocer la antigua Iglesia Ortodoxa. Por otro lado el premio mayor se lo lleva Crescent Creek Trail, ideal para los amantes de la aventura que podrán recorrer en bicicleta unos 25 kilómetros y ser acompañados por la madre naturaleza y sus osos.

Actualmente sus más grandes atracciones son una visita obligada a “Valdez”, un pintoresco pueblo ubicado entre montañas en donde podrán practicar kayak o recorrer sus aguas en bote, y “Denali National Park” en el cual debes pasar unas cuantas noches y tomarte todo el tiempo del mundo en recorrerlo y tomar la excursión por avioneta y conocer el Monte McKinley con sus seis mil ciento cuarenta metros de altura y dar por finalizado un viaje único e inigualable en donde crearas una conexión con la naturaleza y tu yo interior.

[fbcomments]