Experimenta el turismo rural en Arredondo

 

El pueblo de Arredondo es la capital del municipio que lleva el mismo nombre. Es el de mayor densidad poblacional, respecto al resto de los poblados vecinos. Se destaca porque a pesar de su poca extensión son muchas sus atributos turísticos, como el recorrer sus montañas de piedras calizas, visitar sus ricos puertos y sus monumentos religiosos.

Entre las gentes de la región, Arredondo es llamado “la capital del mundo” debido a que una buena cantidad de habitantes originarios viajaron hacia América en épocas de la colonización. De aquellos siglos, y de otros más atrás, datan sus patrimonios religiosos como la ermita rupestre de San Juan de Socueva, que data del siglo X, con señales de impronta visigoda, levantada en un resguardo rocoso, y parte del mismo constituye su estructura. También vale la pena visitar la ermita de los Santos Mártires, de arquitectura gótica del siglo XVI, y por supuesto la iglesia de San Pelayo, de estilo neoclásico, construida en el siglo XIX, gracias al indiano Antonio Gutiérrez Solana.

La espeleología es uno de los principales atractivos de Arredondo, ya que cuenta con más de 250 cavidades subterráneas identificadas, además de uno de los sistemas más largos de Cantabria: el sistema de Cueto-Coventosa

Si hablamos de turismo rural, además del especial contacto con el medio, se incluye la interacción con los lugareños, y aquí por sobre todo, hay que admirar la practicidad y ductilidad de los “cuevaneros”, artesanos del mimbre que fabrican estas grandes y anchas cestas de mimbre o cuevanas, que originalmente se utilizaban para almacenar y llevar uva durante la vendimia, pero que ahora también se ocupan para cubrir otras utilidades.

Si visita este municipio cantábrico debe de recorrer los viñedos, fincas y saborear los vinos originarios de Cantabria. Ni que hablar de recorrer puertos y criaderos, en los que abundan los salmones y las truchas terciadas.

En cuanto a las festividades, se celebra cada primer día de noviembre la fiesta de todos los Santos, momento en que todo el municipio forma parte de una feria organizada para la ocasión.

Al momento de comer y descansar, se reúnen todas las bondades de Arredondo y la zona: carnes de cabra y corderos criados en sus propias tierras, por otro lado, mariscos y pescados; todo esto acompañado por los vegetales más orgánicos directamente obtenidos de las huertas, al igual que las frutas. ¿Qué más se puede desear? Es la gastronomía más natural, completa y exquisita. Los alojamientos varían de acuerdo al sector del municipio que se elija, habiendo pensiones, casas rurales y departamentos.

Arredondo puede ser el próximo destino, a orillas del Cantábrico, que te permita descansar, recorrer y disfrutar de esta región de España.

 

Foto / photo credit: Populares de Cantabria via photopin cc

[fbcomments]