Hotel contemporáneo de lujo en Barcelona

Califique este artículo

Olivia Balmes es un hotel de gama alta con salones, bar, restaurante, piscina al aire libre y 128 habitaciones, ubicado en pleno centro del Eixample Barcelonés. La geometría de la parcela responde a un chaflán de una manzana, orientada a Norte.

La construcción de un nuevo edificio dentro de la trama clásica del Eixample siempre supone un reto. En nuestro caso, debido a la singularidad del emplazamiento y a que se construía un nuevo edificio, optamos por dotar a la arquitectura de una solución formal que rememorara la arquitectura de los sillares y manteniendo la geometría  de las balconeras característica del Eixample pero con un lenguaje contemporáneo.

La fachada del hotel se plantea con un revestimiento exterior de lamas de vidrio serigrafiado y panelado interior de aluminio de altas prestaciones térmicas y acústicas. El acabado de vidrio proporciona una imagen única y característica al hotel. La planta baja se deja en su mayoría abierta con grandes vidrieras, haciendo participar al transeúnte del interior de los espacios comunes del hotel. La zona de acceso al hotel se piensa como un espacio en tres alturas que conecta las tres plantas de usos comunes a través de dobles espacios. Se posibilita la relación visual y entrada de luz entre las diferentes plantas.

La fachada interior de manzana se proyecta más maciza y con líneas y materiales más sencillos. En el interior de manzana se ubica una terraza en planta baja y un patio inglés en la planta  sótano -1. En la azotea del edificio se ubica la piscina al aire libre y una zona de uso público con vistas hacia la ciudad. La distribución en planta ubica un núcleo central de comunicaciones alrededor del cual se disponen todas las habitaciones.

Todas las habitaciones responden al mismo criterio de distribución. Se diseña un único espacio donde la zona de baño queda incorporada al espacio de descanso, dejando la zona de inodoro independiente. Se disponen los elementos de manera que se pueda independizar la zona de baño con la zona de descanso con una corredera de vidrio serigrafiado.

Todas las habitaciones tienen grandes ventanales dando una visión única. El huésped se convierte en espectador de la vida y movimiento del centro de la ciudad. El mobiliario interior se diseña con líneas sencillas y con acabados naturales (madera, corian, hierro), dando el toque de diseño y lujo que responde a la cadena de Olivia Hoteles.

[fbcomments]