Turistas perdidos en la montaña: Cómo sobrevivir en zonas áridas

Califique este artículo

Para empezar, debes saber que la montaña es un hermoso, pero áspero paisaje. Si has decidido explorar sus virtudes y riesgos, debes estar preparado. No subestimes jamás, el poder y el peligro de una montaña.

  1. Jamás salgas solo sin avisar a alguien, e incluso saliendo en grupo, por lo menos dos personas deben saber cuál es el itinerario de la excursión.

  2. La montaña no es como el bosque, ella oculta sus recursos y pone a prueba a sus habitantes. Debes llevar un equipo liviano, pero completo: cantimplora metálica llena, móvil con batería de repuesto, mapa de la zona, brújula, varias bolsas grandes de residuos, gorra, abrigo, comida no perecedera, calzado apropiado, camisa de mangas largas y pantalones largos, cuchillo de supervivencia, soga, hilo tansa, encendedor, una tela naranja o roja para lograr visibilidad.

  3. Sube a una cima para ver con claridad el paisaje. Dirígete hacia arboledas, o donde haya más vegetación.

  4. Si consigues una fuente de agua, quédate allí, arma tu fortaleza, tal vez atrapes animales que vengan a beber, pero mantente a salvo de los carnívoros.

  5. Sigue los lechos de río aunque estén secos, en algún punto encontrarás la desembocadura.

  6. Sigue las confluencias de huellas de herbívoros, ellos no se alejan mucho del agua, pero aléjate de  las de felinos, no querrás encontrarte con uno.

  7. Las aves pequeñas, buscan granos en plantaciones y pueblos, en las mañanas y regresan a los nidos en la tarde. Un nido es igual a huevos y proteínas, y un poblado o plantación es igual a rescate. Las grandes aves sólo te llevarán hacia la carroña que no puedes consumir.

  8. Los cactus no son confiables, algunos son venenosos, no bebas si el líquido es espeso o blancuzco. Es mejor procurar agua con las bolsas, sujetándolas en ramas que tengan follaje.

  9. Consume hormigas y otros insectos, excepto los de aguijón posterior y colores llamativos, pero debes asarlos, podrían tener peligrosos parásitos.

  10. Puede haber cuevas, pero en ellas también puede haber animales esperando su “delivery”. Es mejor hacer un fuego y tu propio refugio.

  11. Consigue mucha leña, mucha más de la que crees y mantiene un pequeño fuego que aleje a los perros salvajes o felinos peligrosos. Para dormir tranquilo es una buena idea generar una zona segura. Con ramas secas que hagan ruido, cosas metálicas que tengas, hilo y soga formando un círculo de unos 20 metros de diámetro. Refúgiate bajo un árbol al que puedas trepar fácilmente, si es posible. Recuerda que en ese ámbito eres una presa, no un depredador.

  12. Al atardecer, si el sol está a tu derecha, estás mirando al sur. Al amanecer, si está a tu derecha, estás mirando al norte.

  13. Si pudiste instalarte, dibuja el triángulo de emergencia en el sitio más alto. Para que sea visible, debe tener por lo menos 20 metros de cada lado.

  14. Explora la zona recogiendo pedazos de vidrio, metales, bolsas, piedras cóncavas, todo lo que pudiera tener utilidad para hacer señales, fuego, ruido, o juntar agua.

  15. No te internes en grietas o cañones, tengan o no, agua, es fácil caer y sufrir graves lesiones, además te volverías invisible desde el aire.

Saca tu ancestral animal, no entres en pánico, ese no es un recurso, tampoco la desesperanza. Ten paciencia, evita deshidratarte, muévete lentamente para evitar accidentes y agotamiento. Piensa que, si actúas bien, ésta será una increíble anécdota para recordar.

[fbcomments]