San Salvador de Bahía de todos los Santos. Un lugar poco santo, aunque su nombre indique lo contrario

Califique este artículo

San Salvador de Bahía de todos los Santos o simplemente Salvador de Bahía es una localidad brasilera situada en la Microrregión de Salvador, es una metrópoli regional con casi tres millones de habitantes, siendo la ciudad más poblada del Noreste de Brasil, la tercera más poblada de dicho país. Es bellísima y se caracteriza por tener una vida diurna y nocturna igualmente apasionantes; sus playas son ideales, amplias, de arenas blancas y su mar es cálido, entre colores verdes azulados. Amé Salvador de Bahía, me vi inmiscuida entre la alegría y euforia de su gente, quienes resultaron ser los brasileros más apasionados por el baile y la música que conocí en mi vida.

Bahía ofrece múltiples opciones para divertirse y disfrutarla plenamente, yo particularmente pude gozar del baile junto a los miembros de “Olodum”, un grupo cultural bahiano, cuyos miembros son en gran parte de raza negra y ofrecen actividades culturales diversas como el teatro, aunque particularmente giran alrededor de la música y el baile; son un ejemplo claro de la lucha contra el racismo y pretenden fomentar la igualdad y unión de las razas. Son sumamente talentosos y van recorriendo junto a su melodía toda la ciudad de Bahía, a mí me tocó verlos en el “Pelourinho”, otro lugar clave de Bahía. Este sitio es un barrio de la ciudad y se encuentra en su Centro Histórico que se caracteriza por preservar su arquitectura colonial, lo que resulta un lugar agradable y que logra trasladarte en el tiempo.

Todo es fiesta en Salvador de Bahía, todo es ritmo, sangre caliente y diversión; es importante destacar que es así las 24hs del día, Bahía y su gente son imparables, su energía es agitadora, turbulenta, especial. Recuerdo haber ido a su carnaval de verano, en el cual en cada rincón de la ciudad se podía oír el sonido de los tambores y las voces enardecidas de los lugareños cantando sus canciones, un espectáculo por cuadra brindado por los lugareños y los cuales son totalmente gratuitos, sólo hay que ir al lugar y disfrutar.

Los días de playa, acompañados por caipiriñas con únicos, el agua de su mar es tibia y no resulta complicado conocer gente de todos partes del mundo, también relajados y gozando del bello mar bahiano, con quienes se pueden entablar diferentes conversaciones. Particularmente, hice amigos de Bahía y de otras partes del mundo, con quienes aún me hablo y mantenemos firme el deseo y la promesa de volver a vernos.

Recomiendo Bahía ya que la disfruté sin necesidad de hacer grandes esfuerzos, como bien dije anteriormente, es disfrute y diversión garantizada en cualquier parte de la ciudad que estés.

[fbcomments]