Las mejores playas de Brasil

Llegan las tan ansiadas vacaciones y con ellas, los deseos de perderse en algún lugar paradisíaco. Brasil es uno de los destinos preferidos por los turistas argentinos, principalmente por sus hermosas y extensas playas, la calidez de su mar y su gente.

Las opciones son muchas, a lo largo del inmenso territorio brasilero se encuentran cientos de playas con características únicas para elección de los turistas.

Algunas de las más recomendadas, son:

 

Maceió

Es la capital de Alagoas, unos de los estados más bellos de Brasil. Desde la playa de Pajuçara parten las jangadas, que son una especie de balsas con velas. Al sur se encuentran varias playas de moda como Gunga o Francês. Allí, además de fina arena blanca, se encuentran piscinas naturales para bucear, una excelente infraestructura y la sombra de los cocoteros. Al norte se puede ir a Barra de Santo Antonio, donde se encuentra la Praia de Carro Quebrado,  Sâo Miguel dos Milagres y la más conocida, Maragogi. Junto a ella Bitingui, Japaratinga y Peroba en el límite con el estado de Pernambuco.

 

Espelho

Considerada una de las playas más bellas de Brasil. Allí se pueden visitar Ensenada do Espelho, Pousada do Baiano y Fazenda Calá. Todas ellas son muy románticas y sofisticadas. Muchos optan por alojarse en Trancoso o Arraial d’Ajuda por una cuestión de precios y además porque en Espelho , aún no existen comodidades como cajero electrónico, teléfonos públicos o almacenes. El aeropuerto más cercano es el de Porto Seguro.

 

Porto de Galinhas, Ipojuca

En el litoral sur de Pernambuco, se halla una de las playas preferidas por el turismo nacional e internacional. El paisaje es totalmente pintoresco, hay piscinas naturales de aguas transparentes, arrecifes de coral, peces de colores, bancos de arena y una espesa vegetación que rodea la playa. Hay opciones para todos: desde deportes extremos hasta tranquilos resorts para descansar.

 

 

Fernando de Noronha

Se trata de un archipiélago formado por 21 islas, en el medio del Oceàno Atlántico y a unos 500 km de Recife. En los últimos años se ha convertido en un territorio turístico reservado, en el que se guarda profundo respeto por la conservación ecológica. Allí funciona un Parque Nacional Marítimo que resguarda todo el patrimonio natural de las islas. Sin dudas, es una de las playas más codiciadas de Brasil. Se llega hasta allí solo por avión, desde Natal o Recife. Los costos son más elevados que en el continente. El color de sus aguas, entre turquesas y azules y la visión de los morros Dos Irmaos y la Bahía do Sancho son los mayores atractivos de este lugar. El buceo es la actividad por excelencia que se practica en el archipiélago.

Puedes continuar leyendo sobre Fernando de Noronha en nuestro previo artículo Fernando de Noronha, paraíso brasilero.

 

Sâo Sebastiâo, San Pablo

Este balneario paulista es ideal para pasar unas vacaciones en familia, incluso para quienes tienen bebés. La playa Baleia posee arena firme por donde pueden transitar sin problemas los cochecitos de los más pequeños. En Barra do Saí hay aguas plácidas para la diversión sin riesgos de los niños en el agua. En Barra do Una hay paseos en bote para pasar una jornada en familia, disfrutando los paisajes. La playa Juqueí también es ideal para los adultos mayores.

[fbcomments]