Vélib’: El mejor servicio de bicicletas del mundo

El 15 de julio de 2007 las calles de París fueron el escenario del debut de Vélib‘, el sistema de arriendo de bicicletas con mejor servicio en el mundo (1 bicicleta cada 97 habitantes) y la segunda más extensa del planeta (sólo superado por el de Hangzhou en China). Es de autoservicio y funciona 24 horas al día, siete días a la semana. Después de seis años de existencia, Vélib’ se ha consolidado como un medio de transporte en sí mismo y con mucha proyección, entre otras cosas, porque este año tuvo un récord de uso de más del 60% en comparación con el 2012.

Más de 250 mil parisinos suscritos al año, más de 140 mil viajes al día y un total de 173 millones de trayectos realizados desde su lanzamiento, son parte de los resultados de Vélib’, que más que un medio de transporte, ya es parte del paisaje urbano de París.

El impulso de Vélib’ nació del alcalde  Bertrand Delanoe, luego de analizar los exitosos casos de Vélo’v en Lyon y el esquema pionero de 1974 en La Rochelle. En un principio Vélib’ contaba con siete mil bicicletas distribuidas en 750 estaciones de de arriendo automático. Hoy cuenta con más de 20 mil biciletas y 1.200 estaciones. De estas últimas, la más usada de día es la de Saint Paul – París 4e. Y de noche, la de Bastille – París 11e.

Según los últimos datos, se han realizado 173 millones de viajes, que en distancia corresponden a 9.500 vueltas al mundo o a 990 viajes de la Tierra a la Luna. Con todo esto, París se ha ahorrado 137 mil toneladas de emisiones de CO2.

Respecto a los usuarios, se determinó que un 55% de ellos son mujeres, que el usuario de mayor edad tiene 88 años, que el 78% vive en París y el 22% es de la periferia y que los turistas que más usan el sistema son los ingleses, holandeses, alemanes, belgas y brasileños.

Uno de los mayores factores de éxito de Vélib’ es que cualquier persona, francesa o extranjera, puede utilizar este servicio siempre y cuando tenga una tarjeta bancaria para hacer un depósito y el pago correspondiente.

Además, las bicicletas Vélib tienen un diseño muy particular. Están construidas con materiales que resisten bastante uso, tienen tres velocidades, luces eléctricas, reflectores, y además cuentan con canastillas bajo el manubrio. Quizá la única desventaja de estas bicicletas es que son un poco más pesadas que las bicicletas normales, aproximadamente unos 22kg.

Junto a las estaciones hay una máquina que hace las veces de cajero, donde una vez que el usuario paga, tiene 30 segundos para sacar la bicicleta. Al devolverla en cualquier estación sólo tiene que ingresar un código con un tiempo similar para estacionarla.

EnViajes

[fbcomments]