Myanmar, la Nueva Birmania

Myanmar un país por descubrir anclado en el Continente asiático, con unos trescientos mil turistas cada año que se animan a adentrarse en este país renaciente, llega hoy ante nosotros mostrando toda su luz y toda la historia que enriquece estas tierras.

Desde 1974 se posiciona como una Republica Socialista, conocida por los lugareños como Myanmar pero es reconocida en el mundo como “Las Tierras del Oro” donde la historia de su civilización envuelve a visitantes curiosos por su cultura, abraza a aquellos entusiastas por su religión budista, esos que solo desean vivenciar un retiro de espiritualidad en sus Templos de antaño descalzos en conciencia y con los dulces aromas de los inciensos sintiendo la energía del universo.

La diversidad de sus paisajes enamorara a cualquiera ya que sus límites marcan fronteras con países de ensueño como los son Tailandia, Laos, India y Bangladesh entre otros. Cuenta con un clima ideal, realmente perfecto para cualquier viajero a excepción de unos pocos meses en los que se debe esquivar los monzones, dejando eso de lado sus temperaturas tiene un perfecto equilibrio.

Sus tierras rojas y sus aldeas con arquitecturas exquisitas llamaran la atención de sus ojos, y las tribus en las bases de sus montañas dibujan la imagen perfecta en nuestra mente. Las experiencias que se obtendrán serán maravillosas, largos trekkings por las laderas o recorriendo sus ríos observando sus comunidades y la bella diversidad étnica que Myanmar nos regala, como también los grandes recuerdos y regalos que dejo Buda en estas tierras.

“Yagon” es conocida por ser la ciudad más popular de Myanmar ya que alberga la famosa Pagona Schwedagon la más antigua en la cultura budista pero muchos deciden por conocer la Torre Sakura y subir a lo más alto de ella para contemplar la ciudad en todo su auge. Su arquitectura es bastante tradicionalista y le llamaran la atención algunos edificios con estructura coloniales en especial si decide viajar tan solo unos kilómetros a uno de sus pueblos, Pyay, donde no solo podrá pasear y adentrarse en su cultura sino además realizar circuitos en bicicleta costeando su Rio hasta llegar a las bellas ruinas de Thayekhittaya.

Los cuatrocientos Templos en las tierras llanas de “Bagan” la convierten en la favorita entre los turistas a la hora de elegir un destino donde pasar más un día ya que se la ciudad se encuentra dividida en tres zonas lo que facilitara todo para usted a la hora de recorrerla ya que las zonas centris para paseo turísticos están bien demarcados.

Nyaung es la zona céntrica, bellos edificios podrán admirarse allí junto a New Bagan donde podrá saborear las deliciosas comidas en sus bares más lujosos, pero para los aventureros que han elegido Myanmar por su historia cultura su lugar en Bagan es “Olda Bagan”. Actualmente muchos deciden recorrer los Templos uno a uno en bicicletas que se alquilan a la salida de la ciudad pudiendo dar comienzo con el Templo Shwesigon Paya y finalizando con Gawdawpalin donde podrá llevar su vista al horizonte durante un atardecer desde lo más alto del Templo.

“The Golden Rock”, la Gran Roca Dorada, es definitivamente la visita obligada a “kyaiktiyo” ya que ella se encuentra allí y un gran número de visitantes acuden a ella cada día realizando largos trekkings hasta la cima tan solo para presenciar su majestuosidad y la inexplicable causa física que la mantiene allí sin caerse. Los Budistas dice que en su interior se encuentra un cabello del Buda es por ello que esta bella Roca Dorada se ha convertido con el pasar de los años en un gran objeto religioso y con un significado espiritual importantísimo. Definitivamente Myanmar es un país que no debe estar fuera de su lista, su riqueza cultural y sus tierras desconocidas hacen que esté sea aun más atractivo.

[fbcomments]