Maravilla escandinava: La moderna Opera de Oslo

la opera de oslo

Una de las mayores atracciones turísticas de la capital noruega es su ópera. Comparable con lo que en su tiempo fue la Opera de Sídney, la de Oslo presenta una estética contemporánea de máxima vanguardia. La Opera de Oslo debe ser probablemente el edificio contemporáneo más relevante de Oslo, e incluso de Noruega.

Resultado de un concurso público, este proyecto es capaz de ser un tremendo detonador urbano y cultural, donde lejos de primar las formas extravagantes, prima la buena arquitectura.

El edificio diseñado por la oficina Snøhetta, una de las oficinas más interesantes de Noruega, se localiza a pasos del centro de la ciudad en el inicio del Oslofjord, contando con una localización clave tanto para la ciudad, como para el entorno natural.

Los requerimientos del lugar y el programa, así como la monumentalidad exigida al edificio público, dan lugar a un iceberg transitable, que emerge del mar, varado en el fondo de un fiordo noruego.

El edificio se ha concebido a partir de tres ideas básicas; un muro ola, debido a su situación en el puerto, lugar tradicional de intercambio entre Noruega y el mundo, la Ópera se presenta como el umbral entre la tierra y el mar, entre el arte y la vida cotidiana. Este concepto se materializa en un muro curvo, un “muro ola”, que contiene las salas de música.

El otro concepto que se considera es el de fábrica, se propone que el edificio sea una gran planta para la producción y desarrollo artístico y técnico, proporcionando al mismo todos los elementos constructivos necesarios para llevar adelante este fin. Se ha creado una “fábrica” con un esquema racional y flexible, tanto en su fase de planificación como en su uso posterior. Esta flexibilidad ha resultado ser muy importante durante la fase de planificación, en el diseño de muchas de las salas se ha trabajado en colaboración con el usuario final lo que ha mejorado la funcionalidad de las mismas sin afectar a la arquitectura.

Y por último ha primado el concepto de “alfombra transitable”. Para facilitar a los ciudadanos el acceso y uso se ha compuesto y fijado una “alfombra” en la parte superior del edificio. Se ha creado un volumen horizontal a base de planos y pendientes transitables que permiten recorrer las cubiertas del edificio en toda su extensión. El concepto de monumentalidad no se ha conseguido de forma vertical, sino horizontal. La base conceptual del concurso y de la construcción final, es una combinación de estos tres elementos, el muro ola, la fábrica y la cubierta.

 

oslo 2

 

El interior de la Ópera también es propuesto como un gran hall público, donde la abstracción y simpleza exterior, adquiere nueva calidez mediante el uso de la madera y formas orgánicas.

Técnica y acústicamente el edificio ha recibido muy buenas críticas, combinando una gran cantidad de programas y un auditorio para 1.300 personas, que lo vuelven uno de los espacios culturales y dedicados a las artes escénicas más relevantes de Europa.

Sin lugar a dudas la Ópera de Oslo es un edificio digno de visitar, conocer y admirar.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*